4 refugios – Bariloche – 23 de Febrero de 2013

Me acuerdo que 2 o 3 dias antes de ir a 4 refugios yo decia: estoy entrenado, estoy fuerte. que la voy a terminar no tengo dudas. hay que ir y participar.
bueno. luego de haber corrido la carrera me doy cuenta que tengo que estar contento de haberla terminado y que no deberia haber pensado asi.
he corrido (o caminado)
4 misiones
2 cruces de los andes
3 CTC
2 yerba buena tafi
1 half
1 vulcan
muchos circuitos merrell
una docena de orientatlones
y todo lo demas

Esta fue la peor, la mas terrible.
me lo habian avisado, pero yo no lo creia. yo conocia 3 de los 4 refugios, o sea 2/3 del trayecto de la carrera lo conocia. lo habiamos hecho en el año 2006 con viv.
En esa epoca no estabamos entrenados, yo no lo estaba y viv estaba aun menos. todavia no habia corrido ninguna carrera.

me encontré con una carrera muy rapido al principio, lo que ayudaba a que todos nos separáramos pronto, subimos trotando por la picada del frey, diria que trotamos alrededor de 7 km hasta que la pendiente se hizo imposible y a resoplar caminando entonces!
al llegar al frey tuve la primer sorpresa que luego se transformó en constante en toda la carrera y aun mas:
en la puerta del refugio (atiborrado de corredores) habia una mesa grande con jugo de naranja en un bidon de 50 litros, un cajon lleno de bananas y otro lleno de naranjas cortadas en gajos de 6. que lindo! que gratificante! despues de correr como desaforado una hora y media, comer, y reponer liquidos.
Intenté quedarme lo menos posible, alrededor de 5 minutos. fiché, comi y bebi y me saqué la pechera, me puse la campera y de vuelta la pechera encima
El viento en esa entrada al valle era interesante.
quedaban unos 450 metros de subida aun
Habia tenido el gusto de hacer ese primer tramo con Paco, si bien él es mucho mas fuerte que yo, esta recien volviendo a entrenar y eso me daba la posibilidad de acercarme a su rendimiento, aunque en definitiva durante toda la carrera Paco me estuvo esperando, poco pero lo hizo, calculo que le robé media hora por dia de carrera.
George, Seré y Chello se habian ido adelante desde el principio, yo creia (o deseaba) que solo estuvieran unos 200 metros adelante y que en algun momento por algun milagro del montañismo los encontraramos descansando, comiendo, haciendo sus necesidades o lo que fuera: pero que aflojaran pero no fue asi.
cuando llegamos a la cancha de futbol (a un poco mas de 2000 metros) con una pequeña nevisca empezó el terreno desconocido para mi. Una persona de seguridad de las muchas que nos fuimos cruzando durante toda la carrera nos advirtió que nos convenia usar guantes de proteccion no tanto por el frio sino porque ibamos atener que apoyar las manos para bajar y si nos caiamos nos podiamos lastimar éstas.
Asi lo hicimos y empezamos entonces unos 15 o 20 minutos de bajada entre piedras filosas y tierra resbalosa y que indefectiblemente se te metia cada vez mas en todo recoveco que quedara en la zapatilla, lo que era al fin de cuentas un mal menor
Yo bajaba (caminando OBVIO!) y pensaba, mientras me caiga para el monte está todo bien…
cuando por fin llegamos abajo,al bosquecito. me saqué las zapatillas, las vacié. vacie la vejiga y llené la panza de agua. me comi un membrillito y seguimos con paco que me esperaba pacientemente.
ahi tuvimos un recorrido llano atravezando un gran valle, creo qeu es el valle del rucaco. bueno. cualquiera podria pensar: que suerte! era llano! pero para mi ya no era ninguna suerte, a las 3 horas y media de carrera tener que trotar, aunque sea lastimosamente, era un esfuerzo inutil y doloroso.
Intenté mitigarlo con algun chomp. mas membrillo, y mucha agua
la ropa que teniamos puesta estaba empapada de sudor: las mochilas asi lo estaban tambien. a la noche en la hosteria comprobariamos el olor ácido de todas nuestras prendas.
vino una subida: habia que subir a otro filo. 400 metros de desnivel mas.
en medio de ella un grupo de chicos del CAB, de la organizacion nos convidaban te, y mate cocido: era increible! eso si: el mate estaba hecho en un filtro que era una media de futbol llena de yerba: yo no me atreví a probarlo, Paquito dijo que estaba rico.
tras el filo vino otra bajada mas., con esas pendientes imposibles con mas tierra y piedras. muy dolorosa, era las segunda vez que pensaba “esto es peligroso, no lo estoy disfrutando demasiado”
usaba mis bastones para darme algo de seguridad, pero no tengo idea si lo aconsejado es usar los bastones o bajar solo con las piernas y tener las manos listas para atajar una caida, quizás alguien lo sepa.
En el refugio jacob ya teniamos reclaro que no teniamos ningunas ganas de hacer ningun bonus ni nos daba el cuero (a mi no me daba) asi que nos abocamos a los tramites. a agujerear el pasaporte , y ahi nos pidieron por primera vez que mostraramos no se que cosa. el botiquin, quizás la campera (la tenia puesta) el abrigo y el celular!
entonces yo buscaba el celular y no lo encotraba (pero estaba seguro que lo tenia) y en un rapto de genialidad saco la linterna de mano y le digo a la chica
-aca esta el celular
– ah! está bien. me dice
y lo guardo refeliz!

creo que fue el momento de mas adrenalina de toda la carrera!

tomamos jugo, comimos bananas, nuevamente comimos unas naranjas muy dulces, todo estaba perfecto.. o casi: una chica en un costado del refugio vomitaba en soledad. el cuerpo te indica asi cuando te pasás de rosca..

antes de irnos yo estaba realmente antojado de hidratos y le pido a un chico del refugio un pedazo de pan y el me mira un poco compungido y me cuenta que no tiene..
.- y ese sanguche que está ahi? le pregunto señalandole un sanguche mordido de salame y queso.
.-ah! es de alguien que lo dejó hace un rato largo..
cuando me acerco al sanguché para hacerme amigo me encuentro que dos chicas me preguntan si es mio. asi que compartimos el botín entre los tres…
que lindo ser ladron! eso es aventura!
Le llevé un pedazo de mi tercio a Paco que me miraba con horror pero se lo comio gustoso..

a partir de ahi y luego de esos 10 minutos de descanso salimos distintos del refugio. yo no lo podia creer pero empecé a trotar bastante fuerte, la pendiente era siempre para abajo y no era tanta, asi que me daba cierta seguridad. lo que sucede es que luego de 5 horas de carrera. bajar corriendo no es que sea agradable. los musculos de las piernas trabajan constantemente frenando el impuso que uno va tomando, duele.
asi y todo el forerrunner me indicaba que haciamos un kilometro cada 7 minutos. era un trote lento pero lo era
luego de 2 horas, por fin llegamos a la meta de ese dia, a las 7 horas 45 minutos. muy cansados. en el final de ese tramo corrimos verdaderamente fuerte y faltando 30 metros para meta siendo los golpes en la montaña de dos corredores que venian detras.
– bueno bueno basta. para…
le dijo uno al otro, fue lindo sentir que nos podian pasar pero decidieron que no era necesario, que nosotros estabamos adelante.
despues se los comente:
-estabamos rependejos corriendo!
se sonreian.

en la legada teniamos sandia. naranja, gatorade, y los duraznos mas ricos del mundo. me comí 2

4 kilometros antes habiamos comido manzana y naranja.
ahi cai en la cuenta, y se lo comenté a los chicos que estaban en la mesa
– la verdad que nunca corri una carrera GENEROSA como esta. tan bien organizada. y que gratifica tanto al corredor! uds son unos capos. muchisimas gracias
me miraban agradecidos.
todos eran voluntarios

me fui trotando y especulando con paco

sabes que pasa paco? que esta carrera es sin fines de lucro, o casi, no está organizada para ganar dinero, sino para recaudar para el club, ponele que hayan recaudado 300 mil pesos, y eso le sirve mucho al club! pero se ve que ellos piensan: bueno, devolvámosle algo al corredor.
yo quiero destacar esto, que puede ser una fantasia, pero era muy notable la diferencia, y no es una carrera cara: todo lo contrario, es muy economica!

y para ser justos: a mi me parece fantástico que quien organice una carrera gane mucho dinero. asi la proxima vez la hace mejor. y todos contentos.

recien pensaba: si no fuera porque se largo 40 minutos mas tarde el primer dia, porque hicieron una cola infernal de gente que tambien llegaba despacito (o sea que tenian reclaro que no se largaba en punto) la organizacion se mereceria un 10 felicitado.
en el gimnasio donde acreditabamos habia un plato gigante de media lunas que continuamente renovaban ¿que necesidad habia? ninguna!

luego de llegar, nos fuimos a comer un plato de fideos incluido en la carrera y despues salimos corriendo, literalmente corriendo, 4 cuadras para llegar a tiempo a tomar el micro que nos dejaria en bariloche.
que fea que esta bariloche! que abandonada que esta. que pena.

esa noche, apenas llegamos a la habitacion del hotel, a chelo le dio un ataque de hipotermia medio grave, lo raro fue que le ocurrio luego de bañarse. y se baño con agua caliente.
se metio en la cama, se tapo con la colcha de plumas, y tiritaba. se encogia y se quejaba de que tenia fiebre.. yo estaba seguro que al dia siguiente no podria correr. habia hecho un esfuerzo muy importante el primer dia y lo estaba pagando, teni alrededor de 40 minutos de ventaja por sobre nosotros, los gorditos aguantadores.
pero no. a las 2 horas a chelo se le pasó magicamente y quiso venir a cenar y todo.

al dia siguiente la largada seria en colonia suiza. media hora antes de largar un señor pego en el arco de largada las posiciones de todos los corredores y nos amuchamos a buscarnos como cuando te pegan el resultado de los examenes en la facultad.
yo ni aprobado estaba, no figuraba! entonces cai en la cuenta que hacia rato ese mismo señor decia a mis espaldas muy atentamente
– si hay algun problema o no se encuentran me dicen! y lo repetia cada un minuto.
me acerqué y tomo nota de mi ausencia.

bueno. largamos el segundo dia. pasó lo mismo que el dia anterior, entre la multitud antes de incluso cruzar la linea de largada habia ya una caramañola caida, y unos metros mas adelante, una chica con cara de desesperada intentaba abrirse paso marcha atras y preguntando por su caramañola.

trotamos 5 kilometros, o 4 de esos 5 kilometros por un camino de autos. mas o menos hicimos 100 metros de desnivel ahi. las piernas muy duras, en este dia se mezclaban los corredores de 4 refugios con los de 2 refugios que hacian solo el domingo. camisetas blancas y rojas para ellos, celeste y blanca para nosotros. los cansados.

dolian los cuadriceps. no habia nada de flexibilidad. yo expresamente me resistia a tomar alguna droga hasta que me doliera algo y pudiera elegir la mas conveniente para lo que me fuera a pasar.

yo pensé que el segundo dia seria mas rapido, porque me constaba que era mas corto, y mas facil! bueno. me equivoqué en todo.
el segundo dia tardamos mas de una hora que el primero, creo que fueron 8 horas y 50 minutos. fue interminable.
las ultimas 2 horas fueron un suplicio, lo recuerdo perfectamente, mas allá de eso, uno trota bastante a medida que va tomando conciencia que se acerca al arco de llegada.
los 10 kilometros finales eran algo patéticos, haciamos cada 10 minutos un kilometro (todo era en bajada)
me sorprendi que pudiera hacer el ultimo kilometro a 6. las ganas de terminar de una buena vez.

no se si contar todo en detalle. el segundo dia consiste en una subida con una pendiente importante pero sobre tierra y senderos, y luego unos caracoles, y luego mas tierra. hasta el refugio. desde los 800 metros hasta los 1600. se sufre bastante del aire y el cansancio es importante. estando con george y paco (el segundo dia fueron ellos dos quienes me esperaron generosamente), no podia menos que esforzarme. aun asi me tuvieron que esperar, no muchisimo, pero paraban cada 10 minutos porque estaban 20 metros adelante.
en el refugio lopez me encontré con jugo banana y naranja, ya no me sorprendia para nada. este dia a diferencia del anterior tendriamos sol, el sabado llovio mucho sobre el final de la carrera. ahora sufririamos las penurias de la deshidratacion. yo no estaba dispuesto a que eso pasara, y al final del dia saque la cuenta que habia bebido en las 9 hroas de carrera algo mas de 4 litros.
luego del lopez venia una subida muy tecnica, escalando entre rocas quebradas que permitian poner manos y pies. yo me acordaba perfectamente de eso. lo que no recordaba era que era tan larga! unos 400 metros mas de subida.. mucho tiempo para avanzar de apoquito con mucha gente haciendo cola (eso me venia bien porque me recuperaba)
tras el filo nos enfrentamos con 20 minutos de lajas entre tierra y ahi claramente empecé a enfadarme.
corredores que estaban en otro nivel, porque se habian desviado a hacer un bonus, nos pasaban corriendo por al lado, mientras hacian desmoronamientos de piedras que cada una pesaria 3 o 4 kilos, lajas filosas. a cada rato alguien lanzaba un grito de admiracion, pero yo pedi en una ocasion de que si a alguien se le escaba una laja: tenia que avisar “PIEDRA” para que los que estuvieran debajo tuvieran la chance de esquivarla.
bajé por ese caminito tan empinado lo mas rapido que pude.
Paquito, cuanto antes salgamos de acá mejor.
george iba adelante. en un momento nos avisa:
-cuidado que acá hay una piedra floja!
– y las 500 que ya pasamos?? recien te das cuenta que toda la montaña está floja!!!??

tengo un recuerdo muy agradable a la chica que bajaba adelante mio se le bajaba un poco la calza, era extraño, yo estaba preocupado por mi seguridad y mi integridad fisica, pero me parecia encantador mirarle la Y griega del trasero a la corredora. por supuesto que no le avisé ni nada, no queria avergonzarla! extrañamente, ninguno de todos los que venian detras mio tampoco le avisaron.

Otra vez pensaba en voz alta: esto es muy peligroso, esto es muy peligroso.. les dije a los que tenia alrededor
¿se dan cuenta? si estamos bajando por acá: es porque no hay un lugar mas facil! la montaña es asi y esta es la bajada mas aceptable que le encontraron!
no decian nada, pero me gustaba pensar que estaban de acuerdo.

lo otro no importa. un bosquecito, un pequeño mallin. arroyos, y una subida final de 400 metros hasta llegar al filo de bayley willis., o algo asi
y por fin un lugar que yo recordaba muy bien, porque lo habiamos sufrido y caminado con viv con las mochilotas hacia 5 años.
una travesia por la pendiente para llegar a un collado, sin perder altura, pisando lajas que tendrian un peso entre 20 y 100 kilos cada una
lajas que algunas estaban firmes, pero otras se movian peligrosamente cuando uno apoyaba el pie
Laputaquetepario
le grité a una.
ibamos despacito, paco me decia que le preocupaba la inestabilidad, venia detras mio
– es peligroso, si, te podes partir el tobillo. pisá donde yo piso paco! en todo caso si la piedra cede, no pises!
– es que no miro tan lejos..no.
avanzabamos y cuando faltaban unos 100 metros me cai
de golpe, sin ningun aviso, simplmente elegí una laja que no correspondia, di una vuelta en el aire y cai hacia delante, hacia abajo y sin poner las manos atajandome con nada. simplemente golpee con mi cabeza, con mi maravilloso casco en el canto de una de esas piedrotas.
se siente PUM, en la cabeza, pero no hay dolor, solo la conciencia de que uno sigue vivo.
se escuchan muchos “estas bien” con mucha preocupacion.
me tomé un instante en hacer un inventario y decir que no me habia pasado nada.

esta es la segunda vez que caigo sobre una roca con el casco. a diferencia de la primera (en la vulcan de tandil) esta vez no me levanté euforico y gritando “estoy vivo! estoy vivo”
esta vez me deprimi un poco. me puse muy triste
pensé en Emita, mi nena de 11 meses y 3 semanas, en viv
ambas tan inocentes y desamparadas.
y pensé que nosotros habiamos paseado sin casco, sin experiencia, sin conciencia en ese mismo lugar. y que yo habia apañado eso.

seguimos caminando, un poco mas tarde, bajando la ultima pendiente jodida. con rocas que caian a cada rato, con nosotros resbalandonos en un barro finito que cubria las piedras. ahi yo lloraba un poco pensando en emita. iba adelante y se me caian las lagrimas. y detras paco se pone a hablar
(no voy a contestarle ahora. estoy llorando. que no joda)

y despues, bueno. faltaban 15 kilometros, pero lo mas importante ya lo conté.

creo que uno deberia escribir una cronica en dos etapas: la primera es la del sentimiento auténtico, el que se siente ahora. cuando todavia duelen las piernas y el alma esta expuesta, y luego: un mes despues escribir las conclusiones.

Este es mi sentimiento presente: el peligro real y cabal de una muerte. no solo mia. de cualquiera.
agradezco que desde algun momento se haya impuesto el casco obligatorio. se me ponen los pelos de punta cuando pienso tantas carreras (los 2 cruces) las 2 yerbas buenas. y otras que corrimos sin casco. ni se nos ocurria llevarlo mas allá de que no fuera obligatorio! no sabiamos. y tambien ahora deben haber muchisimas cosas que “no sabemos”.

ayer, cuando el avion estaba aterrizando en el aeroparque de Bs as. cuando ya dejaba de carretear, de pronto senti que me picaba el cuello. y al rato que me picaba un poquito el pecho.
cuando ya habiamos bajado del micro y esperabamos que nos pusieran los bolsos en la cinta, tenia plena conciencia de que no iba para casa: que tenia que ir a la clinica. porque tenia un ataque de alergia. vaya a saber porque! pero todo mi cuerpo estaba lleno de ronchas.
no tenia
tenia mas de 100 , ¿200? ronchas
del tamaño de una moneda. otras del tamaño de una naranja
me rascaba con las 2 manos, dejaba de rascarme una para pasar a otro punto
la cabeza.
la frente
el cuello
el pecho
la espalda.
la ingle

estaba deformandome. lo sabia.
en la clinica me deseperé tanto que no supe esperar al doctor que me llamara: le golpee la puerta

.- por favor me siento muy mal

le conté lo que habia tomado de drogas. lo que habia comido
que habia estado corriendo 2 dias. expuesto.
y me inyecto decadron y benadril

pero esta vez (que es la cuarta vez en 2 años) no me curé.
en el taxi de vuelta notaba como me seguia erupcionando
llegué a casa, y en vez de acostarme sentia que tenia que bañarme me duché, y las ronchas siguieron creciendo, hasta formar grandes mesetas de piel que se elevaban 3 o 4 milimetros.
era muy triste. muy triste verme al espejo.
emita y viv dormian
y yo no podia acostarme con ellas. seguia rascandome, y todo mi cuerpo ardia.

me llevé el colchon de mi hijita al living y prendi el aire acondicionado y desnudo me dormi debajo del chorro de aire frio. me desperté 4 horas mas tarde cuando sentia que alguien queria abrir la puerta. que iban a entrar ladrones, que tenia que correr ese pestillo (no tengo ningun pestillo en la puerta)

esta carrera que corrimos la 4 refugios es una de esas carreras. las que luego de correrlas te da fiebre. y tenés pesadillas. y te bajan las defensas. y te brotas.

hoy espero dormir sin pesadillas. simplemente dormir al lado de mi mujer y mi hija, y reflexionaré porque sigo corriendo.

me preguntaron:
¿estas contento?
si. estoy contento de estar vivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.